La tecnología por sí sola no produce transformación